Dieta y artrosis

En el paciente con sobrepeso que padece artrosis, uno de los objetivos es reducir el exceso de peso. Por ello, una dieta equilibrada que cumpla con las recomendaciones del Plan Nacional de Salud y Nutrición (PNNS) juega un papel fundamental, junto con el ejercicio físico, en el manejo de la enfermedad.

Para evitar el agravamiento de las lesiones osteocartilaginosas, las medidas dietéticas que favorecen la reducción del exceso de peso son más eficaces que las que descartan determinados alimentos considerados demasiado “ácidos” .

El control del peso parece fundamental, sobre todo en la artrosis de las articulaciones que soportan peso: rodilla (gonartrosis), cadera (coxartrosis), columna vertebral (artrosis lumbar). Así cualquier sobrecarga debe beneficiarse de una dieta hipocalórica, limitando el consumo de ciertas categorías de alimentos. Esto también es válido para otras articulaciones: conocemos la relación entre la obesidad y el daño en las manos (artrosis digital).

Más que una dieta, es una conducta alimentaria que el paciente debe adoptar.
En ausencia de sobrepeso, debe seguir la conducta recomendada por la guía del Programa Nacional de Salud Nutricional (PNNS). Por otro lado, si el sobrepeso es real, su objetivo es encontrar el equilibrio dietético adecuado con la ayuda del médico tratante, el especialista en nutrición o siguiendo los consejos del entrenador de nutrición de Arthrocoach.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.