El diagnóstico de la artrosis

El diagnóstico de artrosis lo plantea el médico ante dolor , dificultad para realizar movimientos articulares, molestias al caminar, hinchazón (o deformación) de una articulación. Pero, sólo la radiografía de la articulación que muestra imágenes características puede confirmar el diagnóstico.

El dolor es el síntoma principal .
Es un dolor calificado de mecánico porque aumenta en cuanto se moviliza o carga la articulación y se alivia con el reposo. Es más fuerte al final del día, pero no despierta al paciente por la noche.

El dolor se asocia con rigidez en la articulación . Esta asociación es la responsable de las molestias al caminar (en el caso de la artrosis de rodilla o cadera) o en la movilización de los dedos en el caso de la artrosis digital.

El médico que examina a un paciente que sufre de artrosis observa:

  • una disminución de la movilidad articular , especialmente cuando la artrosis se localiza en las grandes articulaciones;
  • deformidades de las articulaciones, en particular las de los dedos (artrosis digital);
  • un posible aumento de volumen de la rodilla relacionado con la presencia de líquido en la articulación.

Las radiografías revelan imágenes características de la artrosis:

  • estrechamiento del espacio articular (reducción del espacio que separa los 2 huesos que forman la articulación);
  • cambios en la estructura del hueso inmediatamente debajo del cartílago;
  • expansiones óseas en la unión entre el hueso y el cartílago (picos de loro u osteofitos).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.